Es jugo de cereza Bueno para infecciones de la vejiga?

es jugo de cereza bueno para infecciones de la vejiga?

Infecciones de la vejiga – también se refiere a infecciones del tracto urinario o cistitis – son las infecciones bacterianas de la vejiga que puede afectar a cualquier persona, pero son más comunes en las mujeres. La Universidad de Maryland Medical Center indica al menos el 50 por ciento de las mujeres experimentan una infección de la vejiga al menos una vez en su vida. infecciones de la vejiga requieren tratamiento antibiótico. Sin embargo, el jugo de cereza y el jugo de cereza negro en particular, pueden ser capaces de ayudar a aliviar los síntomas cuando se toma con un antibiótico. Hable con su médico antes de usar el jugo de cereza o cualquier otro tratamiento de la medicina alternativa para una infección de la vejiga. Los síntomas de infección de la vejiga infecciones de la vejiga son infecciones dolorosas que afectan a las mujeres diez veces más a menudo que los hombres, según la Universidad de Maryland Medical Center. Hay muchos síntomas claros cuando se trata de una infección de la vejiga, tales como necesidad frecuente de orinar mientras vacía la vejiga poco a la vez. La micción es probable que sea doloroso y acompañado de orina con mal olor y orina turbia o de color sangre. Puede experimentar dolor pélvico o abdominal. Para infecciones de la vejiga graves, se pueden producir escalofríos, náuseas y vómitos.

Jugo de cereza Dosis Con una infección de la vejiga, beber líquidos en abundancia hasta que sus síntomas desaparezcan. Los líquidos pueden ayudar a expulsar de forma natural su sistema urinario de bacterias. Los líquidos también pueden ayudar a diluir la orina, lo que hace la micción menos dolorosa. La Universidad de Maryland Medical Center recomienda consumir de seis a ocho vasos al día con una infección de la vejiga. El zumo de cereza, junto con el jugo de arándanos, arándanos y otras frutas de baya ayudar a prevenir las bacterias se adhieran a las paredes de la vejiga. El zumo de cereza es un antioxidante. La Universidad de Michigan Health System indica que debe consumir de 4 a 10 onzas de jugos antioxidantes sobre una base diaria para ayudar a tratar y prevenir infecciones de la vejiga.

Los flavonoides jugo de cereza negro contiene agentes conocidos como flavonoides. Los flavonoides ayudan a luchar contra los agentes no deseados en su cuerpo, incluyendo bacterias e infecciones. Desde infecciones de la vejiga son el resultado de las bacterias en la vejiga, el jugo de cereza puede ayudar a luchar contra las bacterias y reparar los daños a las paredes de la vejiga causada por infecciones. Se pueden encontrar dos flavonoides en el jugo de cereza negro, queritrin y isoqueritrin.

Los antioxidantes y antocianinas El zumo de cereza, como jugo de arándano y los arándanos, contiene potentes propiedades antioxidantes. Los antioxidantes ayudan a evitar que las bacterias se adhieran a las paredes de la vejiga mediante la creación de un ambiente hostil que hace que sea muy difícil para las infecciones bacterianas que proliferan en. El consumo de jugo de cereza con regularidad también puede ayudar a prevenir la aparición de infecciones de la vejiga en el futuro. Las antocianinas son agentes anti-inflamatorios que se encuentran en los jugos de cereza. Los agentes antiinflamatorios pueden ayudar a reducir los síntomas de una infección de la vejiga, incluyendo dolor al orinar. Las antocianinas ayudan a reducir los niveles de ácido úrico en el cuerpo. Los altos niveles de ácido úrico se asocian a menudo con las infecciones aumentado y recurrentes de la vejiga.

consideraciones Es importante recordar que el jugo de cereza no es un sustituto del tratamiento médico de una infección de la vejiga. Una visita al médico es necesario llevar a cabo un examen físico, examinar su historial médico y tomar una muestra de orina para diagnosticar una infección de la vejiga. infecciones de la vejiga requieren antibióticos. Cuando no se trata, o cuando no se trata adecuadamente, infecciones de la vejiga pueden viajar a los riñones que causan daño permanente del riñón.